Las aseguradoras han pagado siniestros por $174.000 millones

“Si hay incumplimiento, incluso habiendo corrupción, la aseguradora responde. Fue lo que ocurrió con el cartel de la contratación”, dice Fasecolda.

 

Las zonas grises (aspectos no aclarados) entre el asegurador y los contratistas son los boquetes por donde se están colando los incumplimientos en la construcción de las obras de infraestructura de gran tamaño. El sector asegurador no sale bien librado en esta coyuntura, donde las pólizas de cumplimiento parecen no cumplir el objetivo de respaldo y garantía para que el proyecto sea ejecutado en su totalidad. A noviembre del año pasado, la siniestralidad pagada por las coberturas de estas iniciativas superó los $174.000 millones.

“En estos procesos que estamos viviendo hay situaciones legales que pueden ser disímiles. Una es la declaratoria de caducidad que dispara la responsabilidad por incumplimiento y por ende produce la cobertura del asegurador. Otro tipo de situaciones que se puede dar es la sustitución o cesión del contrato de la posición contractual, en cuyo caso no se genera incumplimiento, o puede darse la nulidad del contrato”, explica el presidente de Fasecolda, Jorge Humberto Botero. Aclara que las compañías de seguros a veces intervienen “antes de que se produzca el incumplimiento, para evitar que sea declarado por la entidad pública, con el fin de mitigar las responsabilidades que sobre la compañía de seguros recaen”.

El seguro de cumplimiento es una garantía tomada por el contratista en favor del contratante y tiene por objeto indemnizarlo por los perjuicios que llegue a sufrir. El pago de las indemnizaciones estará cargo de la aseguradora, señala Camila Martínez, directora de la Cámara de Cumplimiento y Responsabilidad Civil de Fasecolda.

“Cuando hay incumplimiento el asegurador debe responder”, dice Botero. Pero aclara que cuando existe ese quebrantamiento y se demuestre que se presentaron hechos fortuitos para culminar la obra, si bien la declaratoria de caducidad dispara la responsabilidad del asegurador, puede haber casos en que haya méritos para discutir la decisión tomada por el ente público.

El dirigente gremial destaca que ahora hay instituciones más robustas, mejores procesos contractuales y mejores pliegos. “Los seguros de cumplimiento son para garantizar que el contratista cumpla y si no lo hace, cumple el asegurador por él pagando la suma correspondiente al ente público contratante”, dice.

Estructuración de proyectos

Existe la sensación de que nadie responde cuando se presentan descalabros en grandes obras contratadas. Martínez atribuye ese hecho a la incorrecta estructuración de proyectos y al incumplimiento propio del contratista. Según la OCDE uno de los grandes problemas que se presentan en la adecuada ejecución de los proyectos se debe a problemas de estructuración. En el país esos problemas se han venido solucionando con instituciones fortalecidas, como la Agencia Nacional de Infraestructura, el Invías y Colombia Compra Eficiente.

Cuando hechos de corrupción dieron origen a un contrato, la entidad estatal podría solicitar a un juez declarar la nulidad de esa relación contractual. Fasecolda se cuida de no mencionar casos concretos donde se pueden presentar hechos como el mencionado. “Si hay incumplimiento, incluso habiendo corrupción, la aseguradora responde. Eso fue lo que ocurrió con el cartel de la contratación. Hubo corrupción, hubo incumplimiento y las aseguradoras pagaron el siniestro de la calle 26”, indicó la directora de la Cámara de Cumplimiento y Responsabilidad Civil de Fasecolda.

Botero remarca que las compañías de seguros tienen recursos suficientes para afrontar las responsabilidades que sobre ellas recaigan. Desde ese punto de vista no se puede decir que (las aseguradoras) están maltrechas”. Al cierre de noviembre, el valor de las reservas técnicas brutas de las compañías de seguros fue $40,8 billones, de los cuales $28 billones correspondieron a las compañías de seguros de vida y los restantes $12,8 billones a las compañías de seguros generales, precisa un informe de la Superintendencia Financiera.

Las compañías de seguros se reaseguran en el exterior. El 70 % de los siniestros los aportan compañías de reaseguros del exterior. Los siniestros pagados a noviembre de 2016 sumaron $174.000 millones, sin contar las reservas de siniestros avisados que por estar en trámites no se han cancelado. Fasecolda desconoce el monto correspondiente a obras públicas.

Fuente: Jorge Sáenz v.